ahorrar con hijos

Consejos para mejorar el ahorro familiar

Si ya ahorrar es complicado, cuando se tiene hijos es aún más difícil. Entre los gastos fijos, los variables y los no esenciales, ese dinero que esperabas reservar para ahorrar a final de mes, puede que se vaya sin que te des cuenta.

Pañales, alimentación, ropa, material escolar, regalos… estos gastos están asociados directamente a los hijos, y en muchos casos son inevitables, pero en su justa medida. Y es que también se puede ahorrar si mejoramos nuestra rutina, con estos y otros gastos relacionados.

Para ello, toma nota y en primer lugar planifica tus gastos mensuales, los ingresos, los gastos, reserva un dinero para imprevistos y ponte una meta de ahorro para ese mes. Tendrás que prever los gastos extra que vas a tener a lo largo del año, como las actividades extraescolares y fiestas de cumpleaños. 

El futuro de tus hijos también entra en juego, porque si piensas en sus estudios tendrás que incluir en esos gastos un apartado para la Universidad, así llegado el momento su educación no supondrá un problema económico.

Si tus hijos aún son pequeños, puedes ahorrar en detalles del día a día que en suma suponen una cifra considerable, como es llevar siempre algo de picar  y agua encima cuando salgas con ellos al parque, a pasear o al cine. O hacer regalos manuales, que si además los haces con tus hijos puede ser una actividad a compartir muy divertida.

En Ruralvía blog te ofrecen más consejos de ahorro con hijos (click aquí).